Bruselas quiere un canon digital proporcional a las pérdidas causadas por copia privada

 

 El comisario de Mercado Interior no ha cuestionado la existencia del canon Sigue leyendo

Anuncios

Más de cien coches cazados por un radar en siete minutos

Una prueba, más que evidente, de los radares son con fines recaudatorios. Sigue leyendo

Raúl y Casillas, para siempre

 El capitán del conjunto blanco y el actual portero titular, sellaron su compromiso de por vida con la entidad que les dio la oportunidad de convertirse en jugadores profesionales y en los actuales ídolos del madridismo. Sigue leyendo

Las tensiones de Arco’08

Ni la feria es pública, ni está obligada a promocionar el arte español. En su segundo año al frente de Arco, su directora, Lourdes Fernández, ha defendido hasta el hastío que “Arco es una plataforma centrada en crear un mercado sólido”. Un escaparate que, a partir de hoy, y hasta el domingo, presentará las propuestas de las 257 galerías -70 españolas y 187 extranjeras- participantes en la vigesimoséptima edición. Dos amenazas planean en el día de su inauguración: el posible efecto en las ventas de la sombra de recesión económica y la polémica provocada por las galerías excluidas en el proceso de selección.

“El certamen logra autofinanciarse”, asegura la directora de la feria

Una veintena de galerías españolas presentes en 2007 han sido rechazadas en esta edición. Y un centenar de las que han participado alguna vez en Arco se han visto excluidas de la cita en los últimos ocho años. Todo un mazazo en términos de visibilidad, prestigio y cuenta de resultados.

El temporal por la criba se desató en septiembre, tras conocerse la decisión del comité de selección de Arco. Las galerías rechazadas protestaron con un manifiesto en el que calificaron su exclusión de “atropello”. Exigían una cuota de un 50% de galerías españolas en cada edición de Arco: consideraban ésta una feria financiada con dinero público.

La semana pasada reiteraron en una carta abierta su oposición a una medida que corta “una vía de acceso al exterior vital para los creadores plásticos”. “Hay artistas emergentes que están en galerías españolas y no van a ser visibles en su propio país”, se lamenta Ramón García Alcaraz de My Name’s Lolita, uno de los excluidos este año.

Según estimaciones del sector, Arco puede representar entre el 15% y el 20% de las ventas anuales de una galería. Hay quien eleva ese porcentaje hasta el 80%. Carmen de la Calle, que expuso nueve años consecutivos en el certamen y desde hace cuatro no consigue pasar la línea de corte, no mide el perjuicio en términos de facturación, sino por los contactos y el prestigio que aporta.

Mientras tanto, la directora de Arco rechaza de plano el pretendido carácter público de la cita y recuerda que es un consorcio en el que participan la Comunidad, el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio e Industria de Madrid (cada uno en un 31%), además de Caja Madrid (con el 7% restante), y que estas cuatro instituciones forman parte de los órganos de gobierno del recinto ferial. Las ferias no reciben subvenciones: “Arco se autofinancia. Tenemos un presupuesto de siete millones de euros que procede de nuestros patrocinadores y expositores”, dice Fernández. Las galerías excluidas también se han quejado de que las decisiones del comité de selección, formados por 12 galerías (ocho españolas y cuatro extranjeras) elegidas por Ifema, no son transparentes ni están suficientemente razonadas.

Eduardo Arroyo, uno de nuestros artistas más internacionales, remitió ayer su opinión en contra del procedimiento al artículo firmado por él en octubre de 2007 en Babelia: “Se tiene que cambiar el jurado, mezclarlo con personas menos implicadas y se tiene que recortar su poder. Querida Lourdes [directora de Arco], demasiados amigos integran esta cruel e inapelable corte”.

Fernández asevera con rotundidad que “los criterios de selección han sido los mismos en los últimos 27 años” y alude a una estricta cuestión de oferta y demanda la necesidad de cribar las solicitudes recibidas.

Para esta edición, Arco recibió 543 de todo el mundo, frente a las 440 de 2007 o las 391 del año anterior. Desde hace cuatro años, el número de galerías extranjeras no ha dejado de aumentar, al contrario de lo que ha sucedido con las españolas.

Muchos empiezan a ver como inevitable la necesidad de que el mercado se segmente y en paralelo a Arco se desarrollen más ferias, tal y como sucede en Basilea, y en su sucursal estadounidense en Miami. “Hasta hace poco Arco no tenía tan claro su posicionamiento, pero desde la pasada edición y, desde luego en ésta, quiere asentar su lugar en la última vanguardia internacional. Este año hay 68 galerías españolas en el programa general y el año que viene, presumiblemente, habrá menos”, augura Gema Lazcano, directora de Art Madrid, feria nacida en 2006, que mostrará la obra de 80 galerías en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo madrileña del 12 al 17 de febrero.

Suscribirse al canal de Cultura
Suscribirse a Angel y Demonio

¿Aragonés se olvidó de Raúl?

Sigue leyendo